TAMBORIL.- El alcalde Anyolino Germosén denunció que en los últimos tiempos, en este Municipio nació un “dragón sin cabeza”, que es el fenómeno más negativo para esta comunidad, como son las invasiones de terrenos, las cuales son realizadas por  personas traídas de otras localidades, con mala costumbre y que están delinquiendo, por lo que la población está en riesgo.

El funcionario, que también es abogado, indicó que esas personas, de otros pueblos, logran conquistar a algunos inocentes, hombres buenos de este pueblo, para ocupar tierras, lo que está repercutiendo en muchas cosas negativas para la sociedad tamborileña.

Dijo que no solamente son negativas para los propietarios de los terrenos y las víctimas que “compran” solares o pedazos sin ningún tipo de documento, porque cuando los dueños aparecen son despojados de los mismos, sino también para los empresarios, motoristas, comerciantes, negociantes ambulantes y los habitantes a nivel general, los cuales se sienten en riesgo por la llegada de personas con malos hábitos.

Germosén  manifestó que en otros pueblos, afectados por las invasiones de tierras, se observa un gran deterioro de la economía por la migración de los inversionistas, los cuales vieron amenazados sus capitales. El alcalde convocó a una reunión a las autoridades y otros invitados, la cual se desarrolló en el Ayuntamiento.

 (Las invasiones de tierras privadas se desarrollan actualmente en la finca El Reino de los Peña y parte de seis parcelas que adquirió el empresario canadiense, Felice Ivo Maletta, de parte del ya fallecido Juan Riquelme Blanco Polanco, ubicadas en Bocas de Licey, así como en Boca de Maizal. Hace poco, también se desarrollaron otras invasiones de terrenos privados  en  Ojo de Agua de Boca de Maizal, El Calientísimo, Los Polanco y Maizal).

(Propietarios de los terrenos actualmente preparan instancias para llevar esos casos a la FiscalPergamino horizontal: 1ía, por ser de características criminales. La principal acusación contra los invasores, es la de asociación de malhechores, la cual podría provocar condenas desde seis meses hasta 20 años de prisión).

El alcalde Anyolino Germosén explicó que esas personas que están migrando a Tamboril, para ocupar terrenos, no tienen una conducta de paz, armonía y trabajo. El alcalde municipal informó que los dueños de terrenos cuentan con el respaldo del Ayuntamiento, las iglesias, partidos políticos, las Juntas de Vecinos y otros sectores.

El principal ejecutivo municipal dijo que “hay que eliminar, desde hoy, el cáncer de las invasiones de tierras”.  Observó que esa situación mantiene en zozobra a los diferentes sectores de un pueblo trabajador, como es Tamboril. Calificó como negativo para el desarrollo del municipio, el que invasores, que tienen mala costumbre y que están delinquiendo en sus localidades fuera de Tamboril, estén en esta comunidad.

(Con algunas excepciones, como es el caso de algunos dirigentes locales que dirigen las invasiones de tierras privadas juntos con los de otras localidades, muchos de los terrenos  tienen hasta 160 años en poder de sus propietarios o posesionarios, como es el caso de la finca El Reino de los Peña. Se estima que  más del 90 por ciento de los ocupantes son de otras provincias del Cibao, como Puerto Plata, Moca, La Vega y del Noroeste, cuyos líderes transportan a los invasores en guaguas, camionetas o yipetas en horas de la noche, mientras otros ya construyeron viviendas).

El alcalde dijo que no permitirá la invasión de un solar más a partir de la fecha. Precisó que las invasiones que ya hay, es responsabilidad de las autoridades judiciales resolverlas. Advirtió a los grupos o personas independientes que se trasladan a Tamboril para invadir tierras, que tendrán de frente a las autoridades.

Germosén precisó que  los dueños de terrenos que por muchos años trabajaron para acumular esos bienes, serán protegidos y que las autoridades estarán a su lado.   Agregó que hoy, de la noche a la mañana, los invasores entran a las tierras para despojar de las mismas a sus dueños.

 “Los tamborileños trabajamos  para mantener un pueblo en paz, con justicia, porque es de gente buena y laboriosa”, afirmó Germosén. Declaró que los tamborileños no van a permitir que personas con mala costumbre sigan contaminando el Municipio, por no decir presentes para enfrentar ese grave mal social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.