El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, denunció que la resolución de la Superintendencia de Energía, SIE, que autoriza la transferencia de concesión definitiva otorgada para la Central eléctrica Punta Catalina, presentada por la comisión liquidadora de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, CDEEE, es un “golpe de carambola” para finalmente entregar esta central a las familias oligárquicas del país.

La organización explicó que la resolución No. 095-2021-TC, del 4 de noviembre de este año de la Superintendencia de Energía, SIE, establece que la fiducia del Banco de Reservas que tendrá a su cargo la administración del fideicomiso de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, CTPC, podrá nombrar una fiducia sustituta con solo la anuencia de esa Superintendencia.

“Eso quiere decir que la fiducia del Banco de Reservas podrá poner el fideicomiso de la Central Punta Catalina bajo la dirección de una fiducia sustituta constituida por las mayores fortunas del país que pasarían en la práctica a ser las dueñas efectivas de esta central, sin tener que pasar por el escrutinio del Congreso Nacional, como un simple trámite administrativo que únicamente requerirá de la aprobación de la SIE”, dijo.

Señaló que esta resolución consagra una maniobra de “golpe de carambola” que ha consistido en primero separar la propiedad pública de CTPC a través de un fideicomiso público, segundo poner este fi-   deicomiso bajo la gerencia de la fiducia del Banco de Reservas, y tercero, la fiducia del Banco de Reservas, nombrará una fiducia sustituta con la aprobación de la Supe-rintendencia de Electricidad, SI

Indicó que la fiducia sustituta que administrará a Punta Catalina ya está conformada con una canasta de US$1,200 millones propiedad de los grupos Vicini, Estrella, Linda y Rizek, desde enero de este año, a la espera de este último golpe de la carambola.

Manifestó que con esta figura de fideicomiso público recomendada por la asesoría de Stanley Consultant y Manatt a finales del año pasado, se está procediendo a privatizar a Punta Catalina guardando la apa-   riencia de continuar siendo un bien público, y sin que el sector privado le cueste un solo centavo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *