Ismael Reyes advierte que más allá del tema haitiano, hay otros problemas que las familias dominicanas  esperan que el gobierno solucione


Santo Domingo. – Consciente del impacto de la crisis económica y social de Haití en República Dominicana, el ex candidato presidencial, Ismael Reyes, hizo un llamado al Gobierno de no obviar otras problemáticas que afectan a la sociedad dominicana.

Reyes manifestó que para nadie es un secreto el alto costo de la vida y aseguró que día a día los precios de todos los artículos de primera necesidad incrementan, lo que dispara la preocupación y la presión económica en los hogares dominicanos.

“Nos encontramos frente a un Gobierno que lamentablemente no ha podido controlar esta situación, en cuestión de meses los dominicanos han visto que los precios aumentan sin control,  un comportamiento que sigue generando presión sobre el salario, que desde hace un año no alcanza y es de hambre“, expresó.

Reyes manifestó que los indicadores del Banco Central sobre inflación excluyen algunos artículos con gran variabilidad en sus precios, así como los combustibles y el transporte.

“En lo que va de 2021, los derivados del petróleo han aumentado entre un 13,6% y un 30%, pues hace dos meses atrás el galón de gasolina premium aumentó más de 55 pesos frente al mismo mes de 2020”, dijo.

El presidente del Partido Demócrata Institucional (PDI )  enfatizó que a pesar de algunas medidas adoptadas por Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes donde aseguran haber asumido grandes cantidades de dinero para mantener estable su precio, Reyes advierte que al final el dominicano ha salido maltratado con los altos costos de los combustibles, ya que desde enero hasta octubre el galón de gasolina regular ha aumentado $ 49,1 pesos; el de gasolina premium $ 52,6; gasoil regular $ 24,1; gasoil óptimo $ 36,4; gas licuado de petróleo (GLP) $ 11,4.

Agregó como otro grito de desesperación de la población dominicana, el alto nivel de inseguridad “en un país donde ganarse el dinero dignamente cuesta tanto sacrificio, también las familias se sienten desprotegidas por las autoridades del orden; las calles están a la merced de la delincuencia “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *