Por Marcelo Peralta


HATO DEL YAQUE, Santiago,. Unas 86 familias que ocupaban igual cantidad de casas fueron desalojadas y sus edificios destruidos y dejados a la intemperie.

A pesar de la dramática situación, un mayor de la Policía de apellido Ramírez reprimió a quienes estaban reclamando sus derechos, a la vez que amenazó con sacar a patadas a niños y adultos del área.

Los afectados llaman al magistrado Cirilo Quiñones, Director de Gestión Inmobiliaria de la Procuraduría General de la República intervenir ante las amenazas de Ramírez y evite tragedia.


Mientras Sócrates Orlando Peguero López, demandó la intervención de las autoridades y este la magistrada Vielka quien autorizó el desalojo diga las causas que la inducen a autorizar el desalojo y destrucción de las propiedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.