antony-blinken
Washington, 27 mar (Prensa Latina) El secretario norteamericano de Estado, Antony Blinken, anunció la intención de la Casa Blanca de proporcionar 100 millones de dólares adicionales en su denominada ayuda a Ucrania para cuestiones de seguridad.

Según dijo el alto funcionario de la administración de Joe Biden en un comunicado, los fondos tienen el objetivo de “mejorar la capacidad del Ministerio del Interior ucraniano, mantener las funciones de aplicación de la ley civil y salvaguardar la infraestructura gubernamental crítica”.

La Casa Blanca mantendrá un flujo constante de equipos de campaña, tácticos, vehículos blindados y medios de comunicación, entre otros, para el Servicio Estatal de Guardia de Fronteras y la Policía Nacional de Kiev, señaló el texto.

Esta semana Biden pasó tres días en Europa, donde se reunió con los líderes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y del Grupo de los Siete (G-7) en Bruselas, Bélgica.

Además, el gobernante visitó Polonia para encontrarse con su par Andrzej Duda y con las tropas estadounidenses emplazadas en esa nación limítrofe con Ucrania.

El viaje, a juicio de observadores, sirvió para promover los intereses de Estados Unidos en contra de Rusia y promover con los aliados nuevas iniciativas para proporcionar “más ayuda humanitaria y de seguridad a la región”.

Sin embargo, mientras el mandatario dedica energías a lo externo, hacia lo interno margina temas que podrían provocar el naufragio de los demócratas en noviembre.

Una encuesta de Associated Press/NORC realizada a principios de la semana que concluyó indicó que el 56 por ciento de los votantes desaprueba el desempeño de Biden, un resultado que se mantiene consistente con otros sondeos previos al comienzo de la operación militar rusa en Ucrania el 24 de febrero.

Más allá de las respuestas contradictorias de los ciudadanos sobre la cuestión en Europa, el patrón de la economía fue el que se impuso en las opiniones.

Un tanteo de AP mostró que solo el 34 por ciento de los adultos aprobó la gestión de Biden en el asunto económico y el 65 por ciento consideró lo contrario.

«Es difícil que el partido del presidente gane (en malos tiempos económicos), independientemente de lo que ocurra en el otro lado del mundo», dijo el estratega republicano Alex Conant citado en un artículo del diario The Hill.

En tono irónico el analista planteó que «el presidente puede estar acumulando premios Nobel de la Paz, pero si los votantes sienten incertidumbre económica querrán un cambio de liderazgo».

Aunque los datos del empleo muestran cierta recuperación, el país atraviesa por la peor crisis inflacionaria de las últimas cuatro décadas.

Algunos pronósticos apuntan a que los azules (demócratas) perderán en las elecciones de mitad de mandato el control de la Cámara de Representantes del Congreso ante la ola roja (republicanos).

rgh/dfm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.