El excandidato presidencial, Ismael Reyes, expresó que, aunque tiene que valorar como positiva la iniciativa del mandatario Luis Abinader, de aumentar a RD$10,000 la pensión mínima a civiles y policías, aseguró que es un mea culpa que hace el Estado porque certifica las pensiones de hambre que toca a los trabajadores.

Reyes aseguró que el contexto se presta para que desde el Poder Ejecutivo se motive al debate y las transformaciones al sistema de pensiones que asegure a los trabajadores el acceso a sus fondos, además de pensiones más justas para todos.

El presidente del Partido Demócrata Institucional (PDI) también indicó que “cuando le llega el momento de pensionarse, el trabajador está en una de las etapas más vulnerables de su vida, porque la prioridad es su salud y alimentación, y sabemos el precio de ambas en el país.”

Afirmó que “la intención es buena y lleva mejoría a los pensionados, pero el presidente debe completar la obra y asegurar el acceso de los pensionados y envejecientes a otros beneficios como descuentos en los productos y servicios propios de la canasta básica, transporte y otros complementarios para hacer que esos 10 mil pesos no sigan siendo nada en comparación con sus necesidades.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.