Santiago de Chile, 20 nov (Prensa Latina) Más de 15 millones de chilenos están convocados a las urnas este 21 de noviembre para elegir al próximo presidente, en una jornada que según previsiones estará marcada por la polarización y con sondeos que indican a un balotaje el 19 de diciembre.

Siete candidatos de un amplio espectro político aspiran al Palacio de La Moneda, pero la casi totalidad de los estudios de opinión coinciden en señalar que ninguno alcanza el 30 por ciento de intención de voto.

Las firmas encuestadoras, que en los dos últimos años fallaron en sus predicciones, ubican en los primeros lugares a Gabriel Boric, de la coalición de izquierda Apruebo Dignidad, y al ultraderechista José Antonio Kast.

“Aquí la contradicción es entre un conservadurismo extremo, que trasciende el capitalismo salvaje y el neoliberalismo, y fuerzas que emergen con un programa verdadero de transformaciones y respaldan la convención constituyente hacia una nueva carta magna”, declaró a Orbe el analista político Juan Andrés Lagos.

De acuerdo con el exdirector del semanario El Siglo, los sectores llamados de centro, que claman por una gobernabilidad en paz y sin protestas en las calles, no tienen muchas posibilidades de lograr resultados significativos en las elecciones.

Para Lagos, más allá de las encuestas, resulta muy probable un escenario de una segunda vuelta entre Boric y Kast, quien fue el gran derrotado en el debate presidencial del último 15 de noviembre, con duras críticas por su negacionismo de las violaciones de los derechos humanos cometidas en la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Kast también manifestó desconocimiento sobre su propio programa de gobierno en temas económicos y medioambientales, y concitó rechazo por sus posiciones contra el matrimonio igualitario y el aborto. No obstante, los analistas ven difícil que se produzcan cambios a última hora en las tendencias de los sondeos.

Por otra parte, Lagos se refirió a los desafíos del próximo presidente chileno para el período 2022-2026. En lo inmediato, expresó, se debe avanzar hacia un sueldo mínimo digno y una reforma del sistema de pensiones, y fortalecer el sistema de salud, principalmente en la atención primaria, porque la pandemia de la Covid-19 agudizó las desigualdades.

También, agregó, se debe invertir en vivienda y educación, y terminar con el perverso Crédito con Aval del Estado, un sistema de endeudamiento que ha afectado a por lo menos tres generaciones de chilenos. Todas estas medidas, recordó, están contenidas en el programa de Boric y Apruebo Dignidad.

mem/car

(Tomado de Orbe)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *