Hay información que confirma la implementación de programas biológicos militares en Ucrania con la participación de consultores extranjeros y financiamiento estadounidense, aseveró Nikolái Pátrushev, secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia.
Durante la operación especial de Rusia, se recibió la confirmación documental de que Kiev se estaba preparando para invadir Donbás y Crimea en marzo.
"Un gran número de asesores y consejeros extranjeros que se establecieron en el territorio de Ucrania siguen provocando la creación de nuevas amenazas para la seguridad de Rusia", prosigue Pátrushev.
Pátrushev añade que "la ampliación activa de la OTAN, el desarrollo de la infraestructura militar cerca de las fronteras de Rusia, la destrucción del sistema de control de armamento y el uso del territorio de Ucrania como un potencial teatro de operaciones" dieron lugar a una crisis de seguridad en Europa.
El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia subraya que los países de Occidente pasan por alto las propuestas de Rusia para "poner en práctica los principios de la seguridad igual e indivisible y proporcionar las garantías de seguridad legalmente reconocidas".
En lo que respecta a Ucrania, el funcionario asegura que se convirtió de hecho en un país títere de EEUU después del golpe de Estado que tuvo lugar en 2014 en Kiev.
"Luego del golpe de Estado, el nacionalismo, cultivado por las personas que se apoderaron del poder, se convirtió en la rusofobia agresiva y el neonazismo. Ucrania de hecho cayó bajo el control externo de EEUU, que tiene por objetivo convertir a Ucrania en un Estado enemigo de Rusia", concluye.
https://mundo.sputniknews.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.