Por MARCELO PERALTA

Montecristi..-Familiares de una mujer asesinada agolpes y tiros por un agente policial en el Pocito, Municipio San Lorenzo de Guayubín, alertaron a las autoridades judiciales de que el autor del crimen salga hoy miércoles en libertad.

El policía Francisco Alberto Rijo de la Rosa, ultimó a su pareja sentimental Merlina Sosa el 28 de julio del 2019 y su hermana Nalmeris Hernández Sosa teme que hoy en la audiencia este salga en libertad, con lo que defraudaría a sus familiares y a la sociedad.

Nalmeris Hernández Sosa, vocera de la familia de la víctima, relata que Rijo de la Rosa, cometió el hecho en la casa donde vivía con su hermana en la sección Martin García del municipio de Guayubín.

Dicen sentir temor y preocupación debido a la protección que tiene el criminal, el cual recibe privilegios que no gozan los demás presos.

Dice que lo tienen en la cárcel de La Vega, sus propios abogados con un agente custodio, sin esposas y en libertad mediática.

Eso preocupa a la familia de la víctima que abogados y el acusado se dedican incluso durante el juicio a burlarse de la familia y a proferir amenazas y señales de muerte a los familiares.

Nalmeris Hernández Sosa, dice la “familia nos sentimos muy preocupados con los hechos y situaciones de este victimario, el cual goza de muchos privilegios que no tienen los demás presos”.

Hace un llamado a la Procuradora General de la República Miriam Germán; al director general de Prisiones Roberto Hernández Basilio impedir que el victimario salga de prisión y que le quiten los privilegios que goza en la cárcel.

La causa esencial de la muerte de su hermana fue por negarse a sostener relaciones sexuales, cuando su esposo llegó de madrugada a la casa mostrando signos de borracho y con efectos de haber consumido sustancias drogas.

Dice que agredió a su hermana, la lanzó sobre un mueble, manipuló su pistola marca Sig-Sauer, calibre 9 milímetros, le disparó en la nariz; en el abdomen y en uno de sus senos.

La dejó abandonada en la casa desangrándose, para luego huir al destacamento policial donde prestaba servicios ubicada en la sección El Pocito y entregó su arma de reglamento al sargento de servicio Ángel Muñoz Gómez.

Revela Nalmeris Hernández Sosa, su hermana era una mujer honesta que siempre cuidó de su esposo el raso de la Policía Francisco Alberto Rijo de la Rosa para morir de esa manera por impulsos impropios del agente.

Familiares de la víctima desaprueba que este sea liberado y demandan del sistema judicial en Montecristi que sobre él caiga el peso de la ley de manera rigurosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.