Huchi Lora

 

Wen nació en la tiranía

Y no la sobrevivió

Porque su vida ofrendó

En una ergástula fría.

Desafió con valentía

La crueldad de la tortura

Y por su extrema bravura

No cayó en la delación,

Honrando así a la nación

Su inmolación prematura.

 

Un joven de humilde hogar,

Sólo veinte años contaba

Y a la biblioteca entraba

Para el mundo asimilar.

Así pudo calibrar

La tiranía feroz

Que silenciaba la voz

Del pueblo dominicano,

Mientras que el mismo tirano

Se comparaba con Dios.

 

Wen y varios compañeros,

En la clandestinidad,

Para decir la verdad

Formaron “los panfleteros”.

Sus panfletos y letreros

Retaron la dictadura

Que en aquella etapa oscura

Sobre el terror fue forjada

Y toda voz silenciada

En cámaras de tortura.

 

El suplicio en la prisión

La resistió cual Aquiles;

No lograron los reptiles

Sacarle una delación.

Fue su noble decisión

El mantener su postura,

El valor fue su armadura

Y en lugar de delatar

Allí se dejó matar

A tormento y a tortura.

 

Santiago y el pueblo entero

Tienen el deber de honrar

A este muchacho ejemplar,

A este joven panfletero

Que con su ejemplo señero

Y su inmolación también

Por la justicia y el bien,

Abonó la libertad.

Héroe por la eternidad

Es Wenceslao Guillén.

 

 

(Sacado del libro: A los 60 años: dos panfleteros de Santiago contra un régimen tiránico, páginas 255/256).

 

Santiago de los Caballeros,

28 de enero de 2022.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.