Por: Ramón Antonio Veras.

1.- El hecho de en épocas pasadas haber estado presente en movimientos sociales llevados a cabo en el país, nos permite establecer las desemejanzas en el comportamiento de grupos humanos hoy, y su proceder ayer.

2.- El accionar político estudiantil universitario dominicano, en todo el curso de la década de los años 60 y 70, del pasado siglo, en la UASD, tuvo su máximo centro de expresión.

3.- En la UASD, en el período antes indicado, las organizaciones FRAGUA, BRUC y FRUSD, tenían en su seno a jóvenes tan talentosos como fieles creyentes de sus ideas.

4.- Aquellos fueron los tiempos cuando en la UASD, se vieron defendiendo sus posiciones, frente a frente, a Narciso González-Narcisazo-, Antinoe Fiallo Billini, Narciso Isa Conde, Franklin Almeida, Amín Abel, Rafael Albuquerque, José Israel Cuello, Asdrúbal Domínguez, Raúl Pérez Peña, Cayetano Rodríguez, y otros.

5.- Aquel también fue el momento del surgimiento de los clubes culturales, centros creados en cada barrio popular, donde se reunía la comunidad impulsada por los jóvenes a discutir sus más diversos problemas.

6.- En esos centros de inquietudes barriales, en la ciudad de Santiago de los Caballeros, tuvieron sus inicios como activistas sociales, los jovencitos Félix Calvo y Payero Ulloa, en el Club Luz y Progreso, Ensanche Bermúdez; Papi Pérez, en el Benjamín Marte, de La Joya, Nelson Rodríguez, en el Club Orión, en Villa Progreso; Domingo Rosario, en La Ceibita, Zona Sur, y José Gómez, en el Club Campeón, en El Ejido, entre otros.

7.- Aquellos jóvenes de tiempos pasados, tanto los de la UASD como los de suburbios de sus respectivos centros urbanos, no tenían igual concepción ideológica. Pero, aunque separados en la forma de pensar, esa juventud de ayer se agrupaba movida pensando en lo social, en la vida de las personas.

8.- Tener presente, poner por delante una actividad en procura del bienestar general, prueba el material humano del cual está constituido el ente social.

9.- La juventud dominicana de hoy, tiene en el historial de sus iguales de ayer, justos motivos para ser activa en la batalla contra lo que en la actualidad constituye una afrenta para su país.

10.- En los primeros años de la década del 60, Catalina Pumarol, Emma Tavárez Justo y Altagracia Mella Brador, no tenían igual forma de pensar, pero desde FRAGUA y el BRUC, accionaban en el plano estudiantil.

11.- Esos jóvenes de otros tiempos, a diferencia de los de ahora, tenían inquietudes sociales, preocupación para contar en el futuro con una mejor nación.

12.- Para las jovencitas y los jovencitos, el asunto no es ser revolucionario o conservador. Lo que se espera de ellos es que accionen; se pongan en funcionamiento, que desarrollen actividades contra lo que está mal, para ponerlo admirable.

13.- Las lacras morales en la actual sociedad dominicana, deben ser eliminadas por el trabajo colectivo y tesonero de los jóvenes que aspiran a un ambiente nacional limpio. Esto no es mucho pedirles a nuestros bisoños.

14.- Nuestro pueblo quiere ver a su juventud activa; ponerse a la vanguardia; diligente, rápida en la labor de humanizar la sociedad que queremos y merecemos.

15.- No es un asunto del otro mundo, desear que jovencitas y jovencitos se vinculen con el accionar social por convicciones, por ideales, no por provecho personal.

16.- Lo que cada joven haga o deje de hacer hoy, mañana, formará parte de la reseña de sus antecedentes que le definirán como ser humano beneficioso a su patria, o inservible.

Santiago de los Caballeros,
27 de junio de 2024.

Por Radaccion