El cierre de las explotaciones agrícolas tendría como efecto la reducción de la autonomía alimentaria del país.
Imagen ilustrativa

La mayor asociación de agricultores de Italia, Coldiretti, advirtió este sábado que casi 100.000 granjas del país corren el riesgo de cerrar a causa de las consecuencias generadas por el conflicto en Ucrania.

Desde la institución explicaron que la situación se debe a "la explosión de los costos de producción, que superan con creces lo que se paga a los agricultores y ganaderos por sus productos, desde la leche hasta la fruta, desde la carne hasta las verduras". Esta circunstancia tiene como efecto la reducción de la autonomía alimentaria del país y su "capacidad para responder a los choques de oferta generados por las tensiones internacionales".

Un estudio realizado por CREA, un centro de investigación italiano dedicado a las cadenas de suministro agroalimentarias, y analizado por Coldiretti detalla que "más de una granja de cada diez (11%) se encuentra en una situación tan crítica como para provocar el cese de la actividad, pero cerca de un tercio del total nacional (30%) se ve en todo caso obligado a trabajar en condición de renta negativa con impacto no solo en el frente productivo, sino también en el empleo, la gestión ambiental, de la biodiversidad y territorial".

Asimismo, la organización señaló que los cultivos más afectados por los aumentos de costes son los de cereales, como el trigo y el maíz, que son los que el país necesita a causa de "la explosión en el gasto de diésel, fertilizantes y semillas y la incertidumbre sobre los precios de venta, con cotizaciones a merced de la especulación del mercado".

Por otra parte, el recorte de las cosechas generado por el aumento de los precios podría causar una mayor dependencia del extranjero para los suministros agroalimentarios de Italia, que según la asociación agrícola, "está obligada a importar el 64 % del trigo para pan y el 44 % necesario para pastas secas.

"Necesitamos intervenir para contener la energía y los costos de producción caros con intervenciones inmediatas para salvar empresas y establos y medidas estructurales para planificar el futuro", manifestó el presidente de Coldiretti, Ettore Prandini, destacando que "es necesario trabajar de inmediato para acuerdos de cadena de suministro entre empresas agrícolas y empresas industriales con […] precios justos que nunca caigan por debajo de los costos de producción".

En tanto, según un reporte de S&P, las empresas de la Eurozona registraron el mayor aumento de costes desde que la compañía financiera comenzó a recopilar datos en 1998. El subíndice que mide los costes subió a 81,6 en marzo desde 74,8 en febrero, por encima del récord anterior de 76,0, alcanzado en noviembre de 2021.

actualidadrt.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.