Muchos se preguntan en República Dominicana, América Latina y hasta en otras naciones del mundo, porque el pueblo haitiano ha sido abandonado a su suerte por las potencias extranjeras que en diversos momentos de su historia le convirtieron en esclavos y le exploraron.

Esa realidad es más triste frente a las bandas armadas que siembran el terror en Haití, que frente a la casi infinita pobreza y la corrupción de gobernantes impuestos por occidente,  llevaron a esa nación al Estado fallido en que se encuentra.

Más amarga  es cuando vemos como las super naciones invierten miles de millones de dólares en armas y propaganda para  Ucrania, mientras se hacen de la vista gorda frente a lo que pasa en Haití.

La respuesta parece descansar en la concepción racista y discriminatoria que impera en las grandes potencias ante la  realidad de los seres humanos.  Y es que la Declaración Universal de los Derechos humanos es un intento fallido cuando no sirve a sus pretextos. Hablamos de las superpotencias.

A grandes rasgos, la declaración universal de los Derechos Humanos establece que toda persona tiene  derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

Pero eso en las letras, tiene una aplicación en la realidad  misma de convivencia de la humanidad en el día a día. La diferencia entre Haití  y Ucrania, ambos de modas en estos días es simple de explicar. Es la diferencia entre América Latina – Europa y Africa.  Más simple aún, es la diferencia entre pobres y ricos.

Dice el adagio popular, que el que nada tiene nada vale. Haití solo tiene un montón de personas en pobreza y problemas que nadie quiere, de ñapa, negros! Pero Ucrania es un granero con grandes riquezas, gente blanca de la misma raza europea y además, es la puerta de entrada para atacar a Rusia en caso de una gran guerra.

De modo que los problemas de Haití, para ellos  es mejor dejarlo a los dominicanos que las superpotencias se encargan de los de Ucrania. Por eso, los Gobernantes dominicanos se han cansado de llamar la atención de los problemas de Haití  mientras las naciones que la esclavizaron y la explotaron  cuando tenía riqueza dan vuelta a la cara y cambian de temas.  Todo somos seres humanos, pero para algunos, no tenemos el mismo ni las implicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *