Familiares de un policía muerto por desconocidos en esta ciudad pidieron a la  justicia actuar, y lo definieron como un hombre trabajador y abnegado con su familia.

El sargento mayor de la Policía Nacional, Edilio Francisco Gómez de 36 años de edad, fue abatido en Santiago y recibió sepultura en Palo Verde, Montecristi.

El miembro de la uniformada murió mientras recibía atenciones médicas por los disparos que desconocidos le realizaron, mientras patrullaba en la autopista Joaquín Balaguer tramo Santiago-Navarrete, el hecho ocurrió el lunes 11 del presente mes.

Otro agente que le acompañaba cuyo nombre no fue revelado también resultó herido, pero se encuentra estable.

En la comunidad Palo Verde de Montecristi, de donde era oriundo el policía fallecido, aún no comprenden la partida inesperada de su familiar y su dolor es visible en sus rostros. Lo calificaron como un hombre ejemplar dedicado a su trabajo y a su familia, quien era padre de cinco hijas en edades entre ocho y 18 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.