París, 10 jun (Prensa Latina) Las fuerzas políticas y las coaliciones francesas tienen hasta la medianoche de hoy para realizar sus propuestas y los llamados al voto en la primera ronda de las elecciones legislativas, prevista el domingo.

El cierre de campaña no parece reservar momentos de particular impacto en los más de 48 millones de votantes inscritos, tras unas semanas que siguieron a las elecciones presidenciales de abril, en las cuales resultó reelecto Emmanuel Macron, marcadas por la apatía y el desinterés de una buena parte del electorado.

Las encuestas proyectan un abstencionismo superior al 50 por ciento y un empate técnico en la primera ronda entre Juntos, alianza encabezada por la gobernante La República en Marcha, y el bloque de la izquierda Nueva Unión Popular Ecologista y Social (Nupes), que aglutina a La Francia Insumisa y a los partidos Europa Ecología Los Verdes, Comunista y Socialista.

Sin embargo, apuntan a un triunfo oficialista en la segunda vuelta, señalada el 19 de junio, aunque sin garantizarle la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional de 577 escaños.

De acuerdo con un sondeo de Elabe publicado este viernes por BFM TV, Juntos lograría el domingo un 27 por ciento de los votos y la Nupes un 26,5, seguidos por el partido de extrema derecha Agrupación Nacional, con un 19,5 por ciento, y la alianza conservadora de Los Republicanos y la Unión de los Demócratas e Independientes, con un 11.

En cuanto a los diputados, los partidarios de Macron conseguirían entre 280 y 320, en el entorno de la mayoría absoluta (289), la izquierda de 165 a 190, la extrema derecha que encabeza Marine Le Pen 25-50 y los conservadores 40-60.

El oficialismo tiene una mejor distribución por la geografía francesa de candidatos con opciones de llegar a la Asamblea, lo que explica según expertos ese dominio proyectado en el Hemiciclo, pese a no contar con una gran ventaja de votos sobre la oposición.

La víspera, Macron instó a los electores a dotarlo de una mayoría en la Asamblea Nacional que le permita impulsar los proyectos de su segundo mandato, y acusó a sus principales rivales de la izquierda y la derecha de representar extremos que no le convienen ni al país ni a la Unión Europea.

Por su parte, el líder insumiso, Jean-Luc Mélenchon, considera las legislativa una nueva oportunidad, después de los comicios presidenciales, de frenar las políticas del gobierno, las que denunció por su impacto social y deterioro del poder adquisitivo de la población.

mem/wmr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *