Gettyimages.ru

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, denunció este miércoles que «es una violación flagrante a la libertad de expresión» la censura que le impuso el Instituto Nacional Electoral (INE), al prohibirle utilizar en sus discursos palabras como: transformación, clasismo, racismo y conservadores, porque a juicio del organismo serían manifestaciones utilizadas en contra de las fuerzas políticas de oposición.

«Estamos en contra de la corrupción y estamos en contra del clasismo y del racismo, pero ahora el INE ya no quiere que hablemos de estos temas. Entonces vamos a ver cómo le hacemos», expresó el mandatario mexicano durante su acostumbrada rueda de prensa matutina.

«Se les va a hacer caso para que no nos acusen de que estamos incumpliendo con la ley, aún cuando es una afrenta, es una violación flagrante a la libertad de expresión, de manifestación de las ideas», denunció López Obrador, quien agregó que los funcionarios del INE se han convertido «en censores» y que la institución actúa «como el Tribunal de la Santa Inquisición», donde deciden «qué podemos decir y qué no».

Por Radaccion