Bogotá, 13 ene (Prensa Latina) El secretario general de la ONU, António Guterres, reiteró su preocupación por las amenazas a la consolidación de la paz en Colombia, señaló hoy la Misión de Verificación del organismo multilateral en este país.

Gutérres destacó que «Colombia está demostrando el valor de invertir en la paz y sirviendo al mismo tiempo de ejemplo de que se puede poner fin a los conflictos violentos a través del diálogo», detalló la Misión al referirse en su más reciente informe, que abarca el periodo del 25 de septiembre al 27 de diciembre de 2021.

Además, «que las sociedades pueden sanar las heridas de la guerra y ofrecer oportunidades de desarrollo a quienes más las necesitan», señaló el diplomático.

El documento, que será presentado por el Representante Especial de Gutérres en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, ante el Consejo de Seguridad de la ONU el próximo 20 de enero, resalta el quinto aniversario del Acuerdo Final de Paz como oportunidad para que los actores involucrados en la construcción de paz y la sociedad aborden el estado de la implementación y reconozcan los avances históricos y enormes desafíos.

El secretario general afirma en el texto que le alientan los beneficios de la paz de los que fue testigo durante su visita a Colombia en noviembre último.

Sin embargo, reitera su preocupación por las amenazas a la consolidación de la paz, especialmente la persistencia de la violencia en zonas priorizadas para la implementación.

Señala que revertir esta tendencia requerirá de acciones más sostenidas y efectivas y advierte que, de persistir esta violencia, esta «ventana de oportunidad histórica podría cerrarse gradualmente”.

Acerca del proceso de reincorporación, destaca que entre los elementos más importantes del Acuerdo están los que crean las condiciones para la transición a la vida civil de excombatientes que dejaron las armas y siguen comprometidos con la paz.

El informe reporta que, a cinco años de la firma del Acuerdo de Paz, casi el 59 por ciento de los más de 13 mil excombatientes acreditados, incluyendo el 64 por ciento de las mujeres exguerrilleras, participan en proyectos productivos.

Por otra parte, según el informe, en estos cinco años, la violencia contra líderes sociales, excombatientes, y comunidades se ha concentrado principalmente en 30 municipios, la mayor parte de ellos priorizados para la implementación del Acuerdo.

«Después de cinco años, la violencia contra excombatientes sigue siendo la mayor amenaza para su transición a la vida civil. Desde la firma del Acuerdo, 303 excombatientes (10 mujeres) han sido asesinados, 10 durante el periodo del informe, entre ellos, María Muñoz, excombatiente indígena del Cauca», puntualiza el texto.

Agrega que, aunque el informe resalta que los asesinatos de excombatientes han disminuido en un 27 por ciento en el último año, señala también que hay una tendencia creciente de amenazas por parte de grupos armados ilegales contra excombatientes que participan en iniciativas colectiva.

mem/otf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.