El gigante automovilístico japonés Toyota ha anunciado este viernes que suspende desde el 21 hasta el 23 de marzo todas las operaciones en once de sus plantas japonesas y en la de su subsidiaria Daihatsu, en Kioto, debido a las interrupciones de los suministros de piezas como consecuencia del sismo de magnitud 7,3 que se registró el pasado 16 de marzo frente a las costas de la prefectura de Fukushima.

Mientras, el fabricante de automóviles japonés Subaru también ha declarado que paraliza su planta en la prefectura de Gunma dado que las fábricas de los suministradores de ciertos componentes se vieron afectadas por el sismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.