Empresario afirma los agentes actuaron por encargo de una amiga
https://www.youtube.com/channel/UCbG4C0yYw23v4Yr0yABfwBA

Expresó su indignación por el comportamiento del coronel José Luis Rodríguez de Migración.

Santiago.- El Cónsul de Haití, James Jacques, pidió al Presidente Luis Abinader intervenir para resolver los abusos de Migración contra empresarios y estudiantes haitianos cometido la noche de este viernes en un restaurante de esta ciudad.
El diplomático quien también fue maltratado por los agentes de Migración cuando trató de intervenir a favor de sus ciudadanos agregó que no es bueno para el país la forma como Migración actúa frente a empresarios y estudiantes haitianos que tienen sus documentos y residen de forma legal.
En tanto que el empresario Karl Sautoiry, co propietario del restaurante donde se produjo el incidente dijo que el oficial de Migración, Coronel José Luis Rodríguez no fue a su restaurante a buscar ilegales ni delincuentes sino para complacer a una amiga con relaciones en el Gobierno que no quiere el negocio allí.


En la acción violenta los agentes de Migración en el restaurante apresaron a un grupo estimado entre 30 a 35 estudiantes haitianos, e incluso a dos ciudadanos norteamericanos, quienes a pesar a mostrar sus respectivos pasaportes, fueron detenidos.
Calificó la acción de ilegal y abuso de Poder al precisar que tienen todos los documentos para operar el restaurante que ya tiene varios años y en el que laboran 70 empleados. Añadió que tienen otro Restaurante en la Carretera Luperón de Gurabo.
La acción se produjo la noche del viernes en un restaurante propiedad de ciudadanos haitianos, ubicado en la avenida Estrella Sadhalá, frente a la Universidad Tecnológica de Santiago (Utesa) a eso de las diez de la noche. Muchos de los apresados fueron liberados posteriormente en horas de la madrugada.
Un caso en particular es el dominicano, Jonathan Solano, copropietario del establecimiento conocido como L’aromate Creole, quien pese a mostrar su cédula de identidad dominicana fue víctima de mal trato y de la retención realizada por las autoridades, alegadamente por la simple razón de que hablaba creole.
“Aquí a todos los que estaban comiendo lo sacaron, cuentas sin pagar, un abuso totalmente, pero lo que me molesta es que habían 52 personas comiendo en este negocio; estoy lleno de impotencia”, expresó llorando desconsoladamente, Karl, otro de los dueños del negocio.
James Jacques manifestó su indignación por el hecho, el cual calificó de abusivo y temerario ejecutado por agentes de la Dirección General de Migración.
El cónsul denunció que con la detención de ciudadanos de su país que residen o estudian en la República Dominicana de manera legal se violaron acuerdos internacionales y los derechos humanos.
“Exigimos de las autoridades migratorias dominicanas una explicación de lo sucedido, porque quienes estaban en el restaurante eran ciudadanos haitianos, algunos estudiantes, compartiendo con familiares y amigos”, indicó el funcionario diplomático de la vecina nación, a través del relacionista público del Consulado, Evens Alexandre.
“Llegamos al restaurante por una llamada que nos hicieron debido al atropello que estaban cometiendo agentes migratorios contra nuestros ciudadanos, por lo que decidimos acudir al lugar y nos recibieron con empujones y vejámenes, a pesar de nuestra investidura”, afirmó el cónsul James Jacques.
PIE DE FOTO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *