Santiago.-Cientos de personas marcharon ayer en el municipio Jamao al Norte para denunciar la contaminación del río del mismo nombre por una granja porcina, e iniciar una agenda en defensa del medio ambiente y el turismo en la zona.
Los ecologistas y manifestantes se concentraron en el parque municipal con cartelones y globos negros, en señal de luto para denunciar la contaminación de la principal fuente acuífera de la zona y desde allí marcharon para llamar la atención de las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente.

Los organizadores reclamaron de Medio Ambiente prestar atención al proceso de aniquilación del Río Jamao debido a las operaciones fuera de control de granjas industriales de cerdo cuyos desperdicios terminan en el río.
La contaminación que genera la Granja Porcina LB (Luis Brache) no sólo está aniquilando aceleradamente al río Jamao, sino que ponen en peligro las actividades del turismo que en los últimos años ha venido despegando en la zona.
En ese sentido, sostienen que la granja no alcanza los 20 trabajadores, en su mayoría extranjeros, pero que el turismo es ya la principal actividad de Jamao y su impacto involucra a todos los sectores del municipio.
El dirigente popular de Juan –Guancho Comprés llamó la atención del Presidente Luis Abinader sobre el problema y dijo que la situación del río de la población es desesperante porque tienen que comprar botellones de agua hasta para bañarse y lamentó que Medio Ambiente se reúna con los empresarios y de la espalda a la comunidad del Municipio de Jamao.
Advirtió que esta marcha fue apenas el inició de una agenda de lucha que reúne a los grupos populares de la provincia Espaillat, las organizaciones ecologistas y medioambientales, así como las instituciones de Jamao al Norte.

Guancho Comprés dijo que el lodo y los gusanos de las granjas ya se observa en el río y que el agua ya no es apta ni para bañarse, mientras Medio Ambiente se hace de la vista gorda para proteger a empresarios porcinos.
La macha recorrió el pueblo para llamar la atención de las autoridades y del país mientras advierten que no permitirán que la contaminación industrial producidas por estas granjas aniquile una fuente acuífera que no solo es un patrimonio de Jamao, sino de la provincia Espaillat y toda la región del Cibao desde donde la gente acudía a bañarse al río y hacer turismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *