Los hospitales anuncian cierres por la falta de oxígeno y electricidad si dejan de operar las plantas de electricidad.

Puerto Príncipe, la capital de Haití, amaneció este lunes paralizada en protesta por el aumento de la inseguridad y la crisis de combustible que amenaza todos los sectores, en especial el sanitario.

Varias uniones sindicales llamaron a la huelga general, y amenazan con que el movimiento se extienda en los próximos días si el Gobierno es incapaz de solucionar los problemas de inseguridad, responsable de unos 800 secuestros en lo que va de año, además de la problemática del combustible ante la crisis que sufren los hospitales.

Por otra parte, los hospitales de Haití lanzaron este domingo un llamado para que se garantice el abastecimiento de combustible a todos los establecimientos sanitarios, los cuales podrían verse obligados a cesar operaciones en las próximas horas porque los generadores constituyen su principal fuente de electricidad y apenas se puede garantizar el servicio a los pacientes.

De acuerdo con fuentes sanitarias, aunque se había negociado la llegada de combustible a los hospitales para este domingo, los accesos están bloqueados, al parecer por miembros del llamado G9, un conglomerado de las principales bandas armadas del país, y los camiones con combustible no han llegado.

Entretanto, la Asociación de Hospitales Privados de Haití (AHPH), que agrupa a casi todos los centros privados y benéficos del área metropolitana de la capital, solicitó la creación de un corredor de entrega de combustible para todos los nosocomios, de acuerdo a un comunicado.

De no recibir combustible su red de instalaciones, las cuales brindan más del 70 por ciento de la atención de emergencia y hospitalaria se verán obligados a comenzar a cerrar sus servicios a la población a partir de este lunes, en mitad de una nueva ola de Covid-19, sin suministro de oxígeno y en un contexto de gran inseguridad.

Haití vive una aguda crisis de combustible desde junio en medio de los enfrentamientos de bandas armadas por el control de Martissant, en la salida sur de la capital, y la situación empeoró en las últimas semanas cuando las pandillas comenzaron a limitar la distribución de los carburantes.

Varios conductores de productos petrolíferos fueron secuestrados o asaltados en las inmediaciones de las terminales petroleras, en momentos en que las bandas incursionan en el mercado ilegal de venta de combustible.

A su vez, organizaciones sindicales anunciaron para este lunes lo que llamaron la operación "País Cerrado", con el propósito de denunciar la inseguridad, la escasez de combustible y exigirle al primer ministro Ariel Henry se haga responsable de la actual situación.

El paro está encabezado por el Frente Unido de Transportistas y Trabajadores unido a la Asociación de Propietarios y Conductores, entre otros gremios.

https://www.telesurtv.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *