La crisis energética que se vive en Europa y la histórica inflación que hay dicha zona han levantado las alertas en España por una posible recesión.

Lo anterior, a pesar de que el país europeo reportó un crecimiento de su PIB del 1,1%, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo que supera el 0,3% de crecimiento promedio intersemestral reportado en conjunto por los países miembros.

El Gobierno español se enfrenta a una inflación que, tan sólo en julio, se tasó en 10,8%, dos puntos porcentuales más que en el resto de Europa, y tras dos meses con una tendencia al alza.

Al respecto, el doctor en Economía, Daniel Lacalle, explicó a Sputnik que las principales causas que llegan a suponer que España entrará en recesión es una "combinación de la crisis energética y la baja eficacia de los planes de estímulo", aunado a que la economía española tiene la peor recuperación tras la pandemia de COVID-19 y un mayor aumento de deuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *