Santiago. – La impecable limpieza, el orden y los eficientes servicios internos y externos que exhibe Santiago, durante la gestión del alcalde Abel Martínez, no es producto de la casualidad, se trata de una agenda de trabajo sin pausa donde se ejecutan acciones los siete días de la semana.

Las labores de limpieza en todo el municipio inician bien temprano en la mañana con la salida a las calles de diferentes brigadas compuestas por hombres y mujeres que responden a un esquema de trabajo que tiene como meta penetrar a todos los rincones hasta dejar completamente limpias las calles, avenidas, parques, mercados, cementerios y espacios públicos, misión que se extiende hasta altas horas de la noche.

La planificación abarca las 14 zonas en que está dividido el municipio de Santiago, cuya responsabilidad descansa en un gestor que dirige las brigadas repartidas por cada demarcación, durante los siete días de la semana y están coordinadas por el ingeniero Osvaldo Vargas, director de Limpieza y Aseo Urbano, teniendo como único supervisor al alcalde Abel Martínez, con quienes se reúne permanentemente.

El resultado de esos trabajos se traduce en un municipio limpio, con la recolección diaria de unas 1,100 toneladas de basura que son llevadas al Vertedero Rafey, su destino final y que antes son recicladas en la única planta de reciclaje en el país, ubicada en Santiago.

El alcalde Abel Martínez, ha establecido una mística en el esquema de limpieza de la ciudad, que le ha permitido un trabajo continuo, aun en días feriados, incluyendo el popular y concurrido Carnaval de Santiago, las fiestas de Navidad y hasta los días de la Semana Santa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.