El PLD liderado por el ex presidente Danilo Medina y la mayoría de ex funcionarios de su gobierno, no logran articularse como tal.  Lo mismo ocurre con el sector del ex presidente Leonel Fernández y la Fuerza del Pueblo cuyos dirigentes fueron funcionarios gubernamentales en las gestiones del PLD.

Muchas personas se formulan la pregunta del millón, como se acostumbra a decir en el país, ¿Quién logrará encabezar la oposición en República Dominicana?  La realidad es que al igual que pasó durante gran parte de la llamada Era del PLD, la oposición política tiene serias dificultades para articularse como tal en la actualidad.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) liderado por el ex presidente Danilo Medina y la mayoría de ex funcionarios de su gobierno, no logran articularse como tal.  Lo mismo ocurre con el sector del ex presidente Leonel Fernández y la Fuerza del Pueblo cuyos dirigentes fueron funcionarios gubernamentales en las gestiones del PLD.

Los opositores, a menudos lanzan declaraciones fuertes, pero no logran impactar en la población, ya sea porque el pueblo está indiferente a los temas que abordan o porque su pasado reciente no deja de ser un lastre a la hora de la población evaluarlo.

El Gobierno camina hacia los dos años de gestión con una extraordinaria popularidad del Presidente Luis Abinader, pese a tener que haber enfrentado la tragedia de la pandemia del Covid 19 y ahora de la Guerra Rusia-Ucrania.

El PLD tiene un nutrido grupo de precandidatos presidenciales corriendo hacia la nominación presidencial, pero muchos de ellos ni siquiera se sienten, no logran impactar con sus respectivos discursos.

El proceso interno del PLD  no logra atraer la población, parece que ni siquiera a la militancia y simpatizantes mismo del PLD, o está fallando el discurso o los  años de gobierno desvinculó a ese partido de la sociedad dominicana hasta el punto que el mismo Danilo Medina se ha quejado de que muchos de sus dirigentes no dirigen ni  un comité de base de su propio partido.

Una organización política que no tenga  a sus dirigentes y cuadros vinculados a la sociedad a través de organizaciones comunitarias profesionales, comunitarias, barriales, campesinas o de las ONGs y sociedad civil organizada no tiene capacidad para articular un discurso  que pueda impactar la sociedad.

Paso lo mismo con la Fuerza del Pueblo, excepto porque no hay precandidatos. Su lideres es el externo aspirante y cuando no esté su heredero lo será. Nada que buscar para quienes una vez piensen llegar a ser Presidente de la República. Lo más que alguien puede pensar allí es en ser un Ministro, no importa cuanto talento o proyecciones tenga. Sin embargo los mismos lastres del PLD tienen un peso específico a la hora de la población evaluarlo.

Miguel Vargas intenta reconstruir su Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que durante años se redujo  a una propiedad personal suya, Ahora desangrado por el transfugismo en gran parte de sus dirigentes estimulados por el Gobierno y muy pocas perspectivas de Poder se hace una tarea cuesta arriba. pese al discurso beligerante que tiene, la tarea de reconstruir el Partido y atraer jóvenes será mu cuesta arriba.

El otro segmento de la oposición que encabeza Alianza País tiene grandes dificultades en una sociedad como la dominicana. Al igual que los demás partidos tiene pocas o ninguna articulación social y sus dirigentes parecen estar de vacaciones. No tienen un discurso o no lo proyectan en un momento en que la sociedad  siente el vacío y donde comienzan a gestarse las nuevas articulaciones cuyo trabajo para ellos frente a la sociedad debe ser permanente. No basta con ser diferente, hay que hacerlo constar a cada instante y hacer valer esa diferencia.

Empoderamiento social

 

Las sociedades experimentan cambios cada cierto tiempo. algunos estiman que cada diez años y otros cada 20 años. Lo cierto es que ocurren y ocurren porque  cada vez que suma diez años, miles de jóvenes ingresan al mercado de las decisiones que diez años atrás eran niños que no tenían más funciones que jugar, ver tv y ir a la escuela.

La dinámica misma de la sociedad dominicana donde los jóvenes comienzan una vida sexualmente y productiva desde temprano le empuja a buscar y evaluar opciones. Todo cambia, todo se transforma, nada permanece igual reza el  Heráclito en su planteamiento filosófico que retomara la dialéctica de Carlos Marx.

El problema es que muchos líderes y Partido no se revisan  y no cambian, por lo que se quedan atrás, desconectado de la sociedad, las nuevas dinámicas de vida y mucho más de las aspiraciones de los jóvenes en un país donde la inmensa mayoría es joven. Y el otro segmento población es desechado demasiado temprano como fuerza productiva.

Lo cierto es que con los nuevos tiempos, y con el impacto de la Pandemia y ahora la guerra Ucrania-Rusia, la sociedad mundial  avanza de forma violenta hacia  un cambio en todo los sentidos. Pueda que en nuestro país tarde un poquito en sentirse pero no lo duden ni un segundo, Vendrá.

Cuando pasen los efectos de redes y propagandas frente a los hechos actuales estaremos frente a las duras realidad de los acontecimientos. La humanidad no se tiene, el ser humano necesita resolver necesidades cada día y por eso busca innovaciones, nuevas vías, nuevos mercados.

De tal forma, que si el liderazgo no se pone a la altura de las nuevas generaciones   para  representar la sociedad, las personas en forma individual o como conglomerados sociales, estos  buscaran las alternativas.  La sociedad civil organizada hará el papel de fuerza de presión social y tal vez aporte los nuevos lideres de forma nata dentro de lo que se ha llamado el empoderamiento de la sociedad civil y de los jóvenes.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.