Con el inicio de la discusión sobre el anteproyecto de ley de la reforma a la Constitución que inicia este miércoles en la reunión de la Mesa Temática de Transparencia e Institucionalidad, el Gobierno echar andar con pasos firmes sobre camino propio que le permitirá afianzarse en el Poder

Debido a las posiciones fijadas por diversos sectores, entre la que se destaca a la del doctor Leonel Fernández de asumir la oposición a la Reforma, puede augurarse que los tiempos de alianza y coordinación con el leonelismo han quedado atrás.

El Gobierno y el Partido Revolucionario Moderno  han decidido echa andar con pasos firmes sobre camino propio para buscar la independencia del Ministerio Publico, que muchos entienden está en mano del doctor Leonel Fernández.

Pero puede que el paso más importante para el Gobierno y el PRM sea el lograr que se bajen los porcentajes para ganar en primera vuelta, despejando de esa forma el camino a la reelección del Presidente Luis Abinader sin necesitar de costosas alianzas.

El pasado lunes el  Consultor  Jurídica del Poder Ejecutivo, afirmaba que   es la parte encargada de la mesa de transparencia, en la cual se busca consensuar un grupo de propuestas normativas con el fin de hacer una actualización en el ordenamiento de trasparencia nacional del Estado.

La propuesta de modificación de la Constitución del Gobierno intenta otorgarle una mayor independencia a la Procuraduría General de la República, modificar la composición del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y unificar las elecciones, entre otros puntos.

 

No cabe dudas que el Gobierno necesitará de otros aliados para esta reforma, muchos de los cuales se dan por descontados, como es el caso del Partido Reformista y los pequeños aliados del PRM que sin dudas la acogerán con beneplácito.

Lo curioso,  normal y natural en la política es que el Gobierno tenga que pactar con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y dejar atrás a su antiguo aliado Leonel Fernández quien corre el riesgo de aislarse con su resistencia a la Reforma Constitucional.

Desde todo los puntos de vistas a Fernández no le interesa ni le conviene la Reforma Constitucional porque va a disminuir su poder y control del Ministerio Publico y  la Justicia dominicana, cuyos amarres hizo, precisamente con la Reforma Constitucional del 2010, conocida como la Constitución de Leonel .

Ahora hay otra realidad en el país y es  un Leonel Fernández disminuido, que viene de una división que le sacó del PLD para asumir la tarea de construir un partido nuevo a su imagen y semejanza sin que nadie le puede disputar su trono.

Queda en veremos la actitud del PLD, hacia donde ya van dirigido los caramelos del Gobierno y con cuya fuerza política sería realidad la reforma Constitucional debido a que ellos tienen los votos faltantes en el Congreso Nacional.

Muy temprano comenzó el partido oficial a sonsacar los legisladores y dirigentes de la oposición para que a la hora de contar no haya necesidad de buscar muchos extras.

La realidad es que ni el PLD ni Leonel Fernández pensaron que el Presidente Abinader resultara ser tan aventajado a la hora de hacer sus amarres de futuro para prolongar su mandato más allá del 2024.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.