Teherán, 16 may (Prensa Latina) Irán se erige hoy como el primer país en producir vacunas de Cuba antiCovid-19 con la puesta en funcionamiento de una planta de producción del inmunógeno PastoCorona, inaugurada la víspera en esta capital.

«La inauguración de la planta de la vacuna PastoCorona en Irán consolida la colaboración científica y la inserción internacional de las empresas de BioCubaFarma», expresó el presidente de esa entidad antillana, Eduardo Martínez, en un mensaje en Twitter.

El nuevo centro para la producción en serie del inyectable vacunal PastoCorona deviene resultado de la transferencia, al Instituto Pasteur, de la tecnología de la vacuna cubana Soberana02, logro científico del Instituto Finlay de Vacunas.

Soberana02 resulta la primera vacuna conjugada del mundo contra la Covid-19 y en esta nación se comercializa como PastuCovac, sostienen expertos en la materia consultados.

El hecho demuestra la puesta en práctica de los resultados científicos de Cuba puestos a disposición de la salud y el bienestar social de países particulares como Irán y la comunidad internacional en sentido general, refirieron autoridades cubanas del sector.

Esta planta productiva se muestra como parte de los frutos emanados de encuentros previos a la XVIII sesión de la Comisión Intergubernamental Cuba-Irán, que celebra sus debates y trabajo en comisiones de expertos en esta capital hasta mañana martes.

La instalación fue inaugurada la jornada precedente por el viceprimer ministro de Cuba Ricardo Cabrisas, y el ministro de Salud de Irán, Bahram Ainollahi, acompañados de la videpresidenta primera de la empresa cubana BioCubaFarma, Mayda Mauri.

En el acto de puesta en marcha de la planta estuvieron presentes los directores general y adjunto del Instituto Finlay de Vacunas de Cuba, Vicente Verez y Yuri Valdés, respectivamente.

Cuba fue el primer país del mundo en desarrollo en generar sus propias vacunas, afirmó Cabrisas, y remarcó que la nación cuenta con tres vacunas registradas y otros dos candidatos vacunales en proceso de ensayos clínicos.

Los científicos cubanos y el personal de la salud supieron crecerse en la atención a la población y en el desarrollo y producción de equipos, fármacos y dispositivos para aliviar las consecuencias de la Covid-19 en el país antillano, sostuvo Cabrisas.

Cuba afrontó durante la etapa pandémica por la referida enfermedad la necesidad de suplir la falta de respiradores en salas de terapia intensiva y desarrolló nuevos protocolos y sistemas de tratamiento y atención de los pacientes contagiados, explicó.

Toda esa experiencia Cuba la pone a disposición del mundo y en especial al alcance de países hermanos como Irán, remarcó Cabrisas, país con que la isla compartió tecnología y conocimientos en el desarrollo de vacunas.

mgt/ynr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.