El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, destituyó al jefe del Éjercito brasileño tras los disturbios del pasado 8 de enero perpetrados por simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro.

Se trata del general Julio César de Arruda, quien fue designado jefe del Ejército a finales de diciembre, como parte de la transición presidencial.

De acuerdo con el diario local Folha de S. Paulo, Arruda fue informado de su destitución este 21 de enero, tras una reunión convocada en a víspera por Lula da Silva y en la que participaron el ministro de Defensa y los jefes de la Armada y Aeronáutica.

Según el medio citado, la destitución se decidió luego de que Arruda se negó a aceptar algunas medidas propuestas por el presidente de Brasil para evitar futuros intentos de golpes de Estado, como el ocurrido el pasado 8 de enero.

Tras el ataque a las sedes de la Presidencia, el Congreso y el Tribunal Supremo, Lula da Silva destituyó a 80 militares pertenecientes al círculo presidencial, pues acusó que los manifestantes (simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro) pudieron entrar a los recintos gubernamentales sin resistencia alguna.

En sustitución de Julio César de Arruda fue elegido como nuevo comandante del Ejército el general Tomás Miguel Ribeiro Paiva, encargado de la región militar sureste (en la que se incluye Sao Paulo).sputniknews.lat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *