La muerte de dos jóvenes detenidos y  en poder de la Policía Nacional en destacamentos diferentes plantea el problema de la Institución que ni los Gobiernos ni la sociedad se atreven a enfrentar.

La estructura y la formación han mantenido intacta la cultura de las torturas y golpizas en la Policía Nacional desde las épocas de las dictaduras.

Las dictaduras cayeron, pero no en la mentalidad del Policía,  los grupos de Poder y  del Estado dominicano quienes no han hecho nada por profesionalizar, democratizar y desmontar las vieja cultura de Mano dura, golpes, torturas y brutalidad policial.

Los familiares de las víctimas atribuyen a golpizas propinadas por los agentes los casos que llevaron  a la muerte de  José Gregorio Custodio y David de los Santos y las circunstancias similares.

Amabos fueron capturados en buen estado, los llevan a la policía y luego les comunican que perecieron. Según relatan sus allegados

El primero fue José Gregorio Custodio, detenido en San José de Ocoa, al sur de República Dominicana, el 17 de marzo acusado de amenazar a su pareja. Este falleció presuntamente por los golpes que recibió en el cuartel, lo que ha generado indignación, protestas, cuestionamientos a las actuaciones policiales y reclamo de justicia.

La autopsia aún está pendiente, mientras familiares y comunitarios tildan a la institución del orden de “asesina”, tal como vociferaban en el entierro de Custodio.

Complicidad y Paños tibios

Las respuestas de parte de la Policía Nacional y los Gobiernos de turnos ha sido siempre la mentira, la justificación y hasta la complicidad en diversos casos. Solo le dan vuelta y mueven el problema hasta que se enfría y pasa a otro persona y en otro lugar.

La reacción de Dirección General de la Policía fue trasladar al coronel Santo Santana Vizcaíno, comandante del destacamento de Ocoa y el resto de la dotación.

En este hecho el director de la Policía, mayor general Eduardo Alberto Then,  prometió acoger los resultados de la autopsia, sobre si reflejan que fueron los agentes los causantes del hecho para el sometimiento a la justicia.

El hecho más recientes es el David de los Santos, quien falleció ayer domingo en el hospital Darío Contreras, pero fue detenido en una plaza comercial de esta Capital, tras presuntamente lanzarle epítetos a una clienta, que ella entendió eran amenazantes.

Estaba en el destacamento de la Policía del Ensanche Naco en Santo Domingo y la Policía dice que tuvo "una crisis mental y le dijo unas palabras a una señora, la cual se sintió amenazada".

Allegados dicen  que en el destacamento no le informaron a los familiares de su estado y lo llevaron al Hospital Dr. Francisco E. Moscoso Puello y luego al Darío Contreras, donde falleció.

La versión de la Policía es que el joven se provocó las heridas que les causaron la muerte, pero la familia exige una investigación y sanción a los responsables.

El Certificado de defunción David de los Santos, el joven que fue llevado detenido al destacamento policial del Ensanche Naco, establece que se trató de un homicidio al recibir trauma contuso craneoencefálico severo.

El joven, licenciado en Educación Física, de 24 años de edad, fue apresado el pasado miércoles en una plaza comercial de la Capital y falleció el domingo en el hospital Darío Contreras.

El documento emitido por el Ministerio de Salud Pública dice que De los Santos recibió atenciones médicos y en el recuadro de causa de muerte tiene la x que marca homicidio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *