El presidente Luis Abinader entregó este sábado el primer proyecto habitacional del Plan Nacional de Viviendas Mi Familia Feliz en Azua, con 95 viviendas de bajo costo que los beneficiarios pudieron adquirir con diversas facilidades.

Entre ellos, Abinader llamó al escenario a seis mujeres que han sido víctimas de violencia, algunas de ellas desempleadas y con parientes discapacitados bajo su cuidado.

Las familias pudieron financiar las unidades habitacionales del Residencial Don Marcelo con los subsidios del bono vivienda, bono inicial familiar, bono mujer y el bono tasa 7 años. El aporte estatal por esos conceptos es de 70,693,432 millones de pesos.

Una cantidad considerable de las residencias tenían letreros de venta y alquiler, y la mayoría todavía está desocupada.

El ministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla, informó que el 86% de las familias receptoras provienen de viviendas prestadas o alquiladas que pagaban entre 6,000 y 13,000 mil pesos mensuales.

El 10.8% de ellas son pobres y el 49.2% viven en zonas vulnerables.

Las personas que se van a mudar en el residencial fueron priorizadas a través de una metodología de evaluación diseñada por el equipo técnico y social del programa Supérate.

Los bloques residenciales desarrollados por la empresa Servinta, SRL tienen cuatro niveles cada uno, con tres habitaciones, dos baños, cocina, sala, comedor, balcón y un parqueo.

Solicitudes recibidas

Ante el desborde de la cantidad de solicitudes, Abinader aseguró que continuará ahorrando fondos para poder dedicarlo al proyecto.

Macarrulla llamó a empresarios de la construcción a participar, ya que sin su ayuda no será posible cumplir la meta del plan, así como al sector financiero.

De 321,345 solicitudes recibidas por ciudadanos que desean ser parte del programa, el Gobierno ha evaluado 143,232 y preseleccionado con proyectos asignados a 6,361. Solamente 871 han sido beneficiados hasta el momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.