El Ministerio de Defensa de Rusia ha encontrado pruebas documentadas que demuestran la realización de investigaciones biomilitares en Ucrania financiadas por el Pentágono.
Según el informe del Ministerio de Defensa ruso, se han conocido los detalles del proyecto UP-4, realizado con la participación de los laboratorios de Kiev, Járkov y Odesa, diseñado para el periodo hasta 2020.
El objetivo del proyecto era estudiar la propagación de infecciones especialmente peligrosas a través de las aves migratorias, incluida la gripe altamente patógena H5N1, que tiene una tasa de mortalidad de hasta el 50% en humanos, así como la enfermedad de Newcastle.
Se han identificado al menos dos especies de aves migratorias cuyas rutas pasan principalmente por Rusia, y también se ha resumido la información sobre las rutas migratorias a través de los países de Europa del Este, según el informe.
"De todas las formas desarrolladas en Estados Unidos para desestabilizar la situación epidemiológica, esta es una de las más imprudentes e irresponsables, ya que no controla el desarrollo posterior de la situación", denuncia el ministerio.
Según el ente, se ha estado desarrollando también el proyecto P-781, que considera a los murciélagos como transmisores de potenciales agentes de armas biológicas.
Además, el ministerio sostiene que los materiales sobre el proyecto UP-8 para estudiar el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo y los hantavirus en Ucrania refutan la afirmación pública de Estados Unidos de que los biolaboratorios del Pentágono en Ucrania están dirigidos exclusivamente por científicos ucranianos sin la intervención de biólogos estadounidenses.
Uno de los documentos confirma que todas las investigaciones serias de alto riesgo se llevan a cabo bajo la supervisión directa de especialistas estadounidenses, dijo el organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.