"La gente no se da cuenta de lo resbaladizos que son el jugo y la piel de los tomates", dijo un agente de Policía.
Casi 300.000 tomates fueron vertidos este lunes en una carretera interestatal del norte de California (EE.UU.), luego de que un camión que los transportaba chocara contra otro vehículo.

El oficial de la Patrulla de Carreteras, Jason Tyhurst, le informó a USA TODAY que, tras el primer choque, el camión se desvió y golpeó a otro coche antes de salirse completamente de la carretera, que quedó cubierta de una pulpa viscosa.
"La gente no se da cuenta de lo resbaladizos que son el jugo y la piel de los tomates", subrayó Tyhurst. "Una vez que golpean el asfalto, es como hielo".

Estas condiciones desencadenaron una secuencia de accidentes adicionales. Al final, siete vehículos estuvieron involucrados en el choque y tres personas, incluido el conductor del camión, sufrieron heridas leves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *