Por: Ramón Antonio Veras.

I.- Resultados de vivencias

1.- Con toda satisfacción podemos decir que tenemos la dicha de haber vivido durante más de ocho (8) décadas; de manera ininterrumpida en el país y la ciudad donde llegamos al mundo de los vivos, y en la cual nos hemos desarrollado; residiendo en distintos barrios y zonas residenciales; compartiendo con las masas populares y codeándonos con sectores de la burguesía y de la oligarquía; accionando en la política desde la pubertad, y con más de cincuenta y cinco (55) años en intenso ejercicio de la profesión de abogado.

2.- La sociedad dominicana, bajo la cual hemos permanecido durante toda nuestra existencia, descansa bajo un sistema social que se fundamenta en la desigualdad de oportunidades, lo que hace posible que una minoría de personas físicas y jurídicas tengan en el país el control económico, político y social.

3.- En una organización política, o como simple ciudadano, en lo político y social, hemos incidido impugnando el statu quo.

4.- Adversarios nos atacan porque en diferentes escenarios y con distintos métodos enfrentamos el sistema.

5.- Aquellos que nos combaten lo hacen sin ninguna clase de nobleza. Se escudan en la cobardía, demostrando así su falta de valor personal y ausencia de argumentos válidos en sus razonamientos.

6.- Los conceptos anteriores los exponemos como prueba de que tenemos conocimientos directos de las ideas que desarrollamos a continuación.

II.- Nace pobre y tiene éxitos, pero se opone al sistema opresor

7.- En el ambiente dominicano, hacer causa común con los marginados de la sociedad, implica estar sometido a las acciones perversas de quienes se aprovechan directa o indirectamente del actual degradado orden económico y político.

8.- Los calificativos más infamantes son dirigidos por los beneficiados del poder social, contra todo aquel que de manera coherente rechaza con razonamientos valederos las desigualdades sistémicas.

9.- En un entorno como el dominicano de hoy, tener un origen de marginado, y por convicciones convertirse en activista político y social, significa estar expuesto a ser vilipendiado de la peor manera.

10.- La mujer o el hombre proveniente de los estratos más bajos de la sociedad, si aporta para cambiar el orden injusto, contribuye a hacer más difícil su situación de brega contra las injusticias.

11.- El ciudadano o la ciudadana que nace en la pobreza, y logra superarse en los estudios y tener éxito en su actividad laboral, si se adapta al sistema, es un agraciado, bien visto y recibido a bombos y platillos por los grupos poderosos.

12.- La jovencita o el jovencito, hijo del limpiabotas o triciclero, que se destaca como intelectual y se liga con los movimientos populares para que cambie la situación actual, puede decir que se jodió, porque va a tener en su contra el poder del Estado, a los ideólogos del sistema y el imperio.

III.- El ser humano humilde que triunfa, no debe dejarse cautivar por los opresores

13.- La realidad de la vida y la práctica social exigen del ciudadano o la ciudadana que ha nacido en la pobreza y con su esfuerzo logra superarse, no debe dejarse atrapar material o espiritualmente por el sistema.

14.- La condición humilde de una persona, debe llevarla a hacer causa con los que en la sociedad carecen de lo indispensable para vivir dignamente, y no transigir por halagos ni represión.

15.- Los hijos de los pobres diablos, los descendientes de los desamparados, si se superan y logran escalar socialmente, de seguro que tratarán de ser cautivados, atraídos y de cualquier forma sonsacados por los grupos adinerados para que hagan de renegados de su clase.

16.- El coqueteo, el agradar vanidosamente, nunca, jamás debe inducir a un hijo o hija del pueblo, que trasciende por su talento y buen comportamiento, a entregarse a los poderes nacionales y extranjeros.

17.- Por complicada que se le presente la situación a una persona que nació y se desarrolló en la miseria, si tiene dignidad, no debe prestarse a la burla de quienes mantienen oprimido al pueblo.

18.- La República Dominicana es una especie de laboratorio social y político, adecuado para examinar y poner a prueba a los que se doblan ante el primer peso o dólar que tienen a su vista o alcance.

19.- El ente social que tiene su origen en la pobretería, es el más llamado a ser firme en sus ideas y forma de pensar, y nada le debe cautivar para que se ponga al servicio de la minoría nativa y el extranjero abusador.

20.- Esa ciudadana o ciudadano humilde, si en su vida tiene éxito en el desarrollo de su arte o ciencia, alcanza prestancia y une su accionar político y social con la lucha de los pobres y contra el dominio imperial, de manera implacable será combatido por los resentidos, mediocres y canallas de todos los pelajes.

21.- La cultura que predomina en nuestro país, con relación al comportamiento de los pobres que sobresalen, es la de absoluta sumisión ante el statu quo, jamás la de revelarse o cuestionarlo.

22.- En sociedades humanas donde predomina la desigualdad de oportunidades, tal cual es la dominicana de hoy, la mujer o el hombre que viene de un hogar pobre, si se opone al sistema, está expuesto a ser hostilizado, sin importar que esté vivo o muerto.

Santiago de los Caballeros,
7 de agosto de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *