Por: Ramón Antonio Veras.

Explicación

Un periodista de Santiago, hace unos días me preguntó a qué se debe mi incidencia pública, si no soy de ningún partido. Le prometí escribir el presente artículo como respuesta a su inquietud.

Introducción

a).- Desde mi niñez aprendí lo que significa la pobreza, por haber llegado al mundo formando parte de una familia en la cual padres e hijos carecíamos de lo necesario para vivir,

b).- Por la estrechez que me desarrollé y el estudio de las ciencias sociales, una vez alcancé la adultez comprendí lo que significa formar parte de una sociedad basada en la desigualdad de oportunidades.

I.- La vida y la comprensión de los fenómenos sociales, me llevan a la actividad política

1.- Mis condiciones materiales y espirituales de existencia, y la comprensión de los fenómenos sociales nocivos del sistema bajo el cual nací y me formé, me llevaron a identificarme con la lucha social y abrazar la política por convicciones.

2.- Por formación hogareña e ideológica, mis actividades políticas nunca están contaminadas por ideas preconcebidas que puedan impedirme un juicio acabado respecto a un asunto cualquiera. Trato de proceder libre de prejuicios, sin ofuscación de ninguna clase.

3- Por laboriosidad y estudios, logré escaparme de la red del sistema, y cambiar mi ubicación de clase en el tejido social. Pero la modificación clasista no me llevó a convertirme en aliado del orden establecido, ni mudar mi pensamiento, el cual he sostenido de por vida.

4.- Aprender que la causa generadora de los males sociales es sistémica, me ha formado para que accione políticamente desde el punto de vista social y contra el sistema, sin preocuparme por aquellas cuestiones personales que puedan desviarme del objetivo al cual debo dirigir mi obrar político-social.

5.- Siendo un púber, me vinculé con la política y a ella he dedicado mi trajinar por este mundo, sin cambiar la ruta de mis ideales. He tratado de ser coherente pensando y actuando.

6.- Me he movido por diferentes caminos, pero con mis ideas dirigidas al mismo destino, que no es otro que contribuir para sacar a nuestro pueblo del estado de calamidad que ha permanecido.

7.- Para beneficio personal nada material he buscado en las cuestiones políticas y sociales. La mercancía dinero, no me ha mellado ni perturbado, aunque ella enloquece a muchos de mis coterráneos.

8.- En el accionar político, no he procurado otra cosa que no sea cumplir con el compromiso que he hecho con mis creencias, de que debo incidir, conforme mis posibilidades, en todo aquello que sea de interés y conveniencia para el pueblo dominicano.

9.- Mientras forme parte del mundo de los vivos, actuaré para que los marginados de la sociedad dominicana, no sigan siendo discriminados; considerados como personas de las más bajas categorías sociales, despreciadas y olvidadas.

10.- La brega política, confirmada por la praxis histórica, me ha hecho saber que aquel ser humano que pasa por la vida sin hacer aportes a la sociedad, no ha sido otra cosa que un parásito social.

11.- Porque el inútil no es más que un aprovechado del medio donde vive, jamás he procedido infecundo. He buscado la forma de no estar al margen de los acontecimientos que han ocurrido en mi país. Procuro ser eficaz, no una nulidad.

II.- Me siento obligado a aportar a la lucha social

12.- He vivido convencido de que con lo único que puedo compensar, en parte, lo que el pueblo trabajador hizo por mi formación profesional, es con mis modestos aportes para hacerle menos pesada la carga que llevan encima las grandes mayorías nacionales. De lo contrario no sería más que un ingrato.

13.- El sentido de cooperar lo he asumido como un compromiso que forma parte de mis deberes cívicos, ciudadanos y de comprometido social. La aportación sin esperar recompensa, es de la esencia de aquellos que hacen causa con la lucha de los oprimidos.

14.- Participar voluntariamente, sin requerimiento alguno, me hace sentir bien, porque me creo en el deber de estar ahí, en cada lugar donde puedo incidir coadyuvando a que las condiciones amargas del pueblo lleguen a su final.

15.- He vivido con la creencia de que debo comportarme solidario con aquel que precisa de mi ayuda, no importa que la situación sea apurada o peligrosa. Las dificultades de los demás las tomo para mi y le procuro solución.

16.- En cada sociedad humana, el individualismo solo cuadra en los indiferentes, fríos y apáticos, que son una misma cosa, y bien pueden ser identificados como rémoras del medio donde viven, porque no ayudan. Son estorbos, trabas para el bien colectivo.

17.- Como dominicano nacido, criado y desarrollado aquí, por mi compromiso social y político, he hecho algunos aportes a la lucha democrática, y es mi deber, mientras viva, continuar colaborando, porque mi obligación con el pueblo concluye cuando deje de existir como aliado de las causas justas.

Idea final

18.- Para involucrarme en la brega de los oprimidos contra los opresores, no necesito formar parte de una organización política, pues me basta ejecutar mi deber como luchador social, en todo momento y sin importar las circunstancias.

Santiago de los Caballeros,

16 de diciembre de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.