Constanza.- Con muchos de sus objetivos pendientes, pero con el creciente heroísmo y la gloría de un pueblo incansable, la expedición militar antitrujillista de junio de 1959, por Constanza y las playas de Maimón y Estero Hondo arriba al 63 aniversario.

Como se recuerda un grupo de antitrujillistas tomó el camino de la lucha armada y el sacrificio entrenado militarmente en el campamento guerrillero ubicado en la finca «Mil Cumbres», de la provincia cubana de Pinar del Río.

La expedición del 14 de junio como se les ha bautizado en el pueblo dominicano fue organizada por el Movimiento de Liberación Dominicano con el apoyo de los gobiernos venezolano y cubano, así como la participación de combatientes de varios países.

El comandante Enrique Jiménez Moya, quien tenía amplia experiencia en la guerrilla cubana que llevó al Poder a Fidel Castro Ruz dirigió el primer grupo de expedicionarios que llegó el 14 de junio de 1959 en un avión pintado con las siglas de la fuerza aérea de Trujillo por en el aeropuerto militar de Constanza.

Esa aeronave piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el ex capitán de la Fuerza Aérea Dominicana, Juan de Dios Ventura Simó, disponía de 56 combatientes.

Luego de aterrizar camuflados y de engañar a las tropas trujillista, el grupo del comandante Jiménez Moya intercambiaron disparos con militares que se acercaron al aparato para indagar sobre el aterrizaje.

Tras el tiroteo, los expedicionarios ingresaron a las montañas para iniciar una lucha guerrillera que permitiera derrocar al tirano. Simultáneamente dos lanchas con otro grupo de expedicionarios debía desembarcar en la costa Norte del país.

Sin embargo el desembarco marítimo tardaría hasta el 20 de junio, perdiendo el factor sorpresa, en un desembargo desesperado y desorganizado por Maimón, con la lancha Carmen Elsa, comandada por el doctor José Horacio Rodríguez.

Para dar una idea de la preparación y la entereza moral e intelectual de los expedicionarios citamos que el doctor José Horacio Rodríguez era un mocano egresado de la Universidad de Harvard.

La segunda lancha desembarcó en condiciones similares en Punta Rucia, Estero Hondo, cuya la lancha La Tinina era comandada por José Antonio Campos Navarro. Una parte considerable de de los combatientes murieron en el desembarco atacados por unidades navales y aéreas del régimen de Trujillo.

Un grupo que desembarcó en condiciones precarias e internó en las montañas, donde en condiciones muy desiguales libraron combates con las tropas de Trujillo hasta que fueron aniquilados o apresados, torturados y asesinados.

Un ejemplo crudo de esa realidad fue el caso de Juan de dios Ventura Simó, capturado el 17 de junio, Los reportes dan cuenta que el comandante Jiménez Moya, murió a fines de ese mes. El objetivo fundamental no fue logrado de inmediato, el grupo fue militarmente derrotado, pero con sus sangre y sacrificio despertó la determinación de los jóvenes dominicano para eliminar a Trujillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.