Santo Domingo, 30 ene (Prensa Latina) La Serie del Caribe de béisbol cumple hoy su tercera jornada con la expectativa de ver si los equipos Gigantes del Cibao (Dominicana) y Caimanes de Barranquilla (Colombia), mantienen su invicto.

En la continuación de la ronda de todos contra todos en el estadio Quisqueya Juan Marichal de esta capital, los Gigantes chocarán con Astronautas de Los Santos (Panamá) que tienen balance de un juego ganado y uno perdido.

El mánager dominicano, Luis Urrueta, enviará al montículo al cubano Yunesky Maya mientras que los panameños dependerán de los envíos de Eduardo Rivera.

Los del Cibao lograron anoche su segunda victoria del campeonato, al superar 5-3 a los Criollos de Caguas (Puerto Rico) con otra gran actuación desde la lomita, esta vez del veterano Raúl Valdés, mientras los Astronautas cayeron ante Colombia 5-6.

Por su parte, los Caimanes y los Charros de Jalisco (México) a primera hora disputarán un juego que aunque definirá el futuro de otro invicto, será de vital importancia para los mexicanos quienes de forma sorpresiva llevan dos juegos perdidos, el primero ante los anfitriones y el segundo ante los Navegantes de Magallanes (Venezuela).

Están anunciados para subirse a la lomita, por los colombianos Porfirio López, y por los mexicanos Javier Solano.

En el otro juego de este domingo se verán las caras Navegantes y Puerto Rico, el primero perdió su primer partido contra los Caimanes y el segundo ha perdido sus dos primeros encuentros, algo inesperado.

Hasta el momento los abridores del encuentro serán el venezolano César Jiménez y por la isla Yordi Cabrera.

Los seis equipos enrolados en el torneo ya comienzan a mover sus fichas porque en un evento de tan pocos días no pueden darse el lujo de perder muchos juegos.

Para muchos, los dominicanos tiene una novena que lo tiene todo para llevarse el banderín, aunque en la pelota no hay enemigo pequeño algo lo cual ha quedado demostrado en estos días.

La gran ausente del torneo es, una vez más, la selección de Cuba -dueña de ocho coronas, siete de ellas en las primeras 12 ediciones, de 1949 a 1960—, marginada del evento por presiones de Estados Unidos.

La mayor de las Antillas fue sede en 1949 de la edición inaugural del torneo regional, y había regresado como invitada en 2014.

mem/ema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.