Por: Ramón Antonio Veras.

I.- El Papa Francisco, en el momento oportuno

1.- Lo hemos dicho, y reiteramos. El Papa Francisco, llegó en el momento más adecuado para la Iglesia Católica, porque ha demostrado que tiene su reloj histórico en hora, partiendo de su ubicación ideológica.

2.- Cuantas veces el Sumo Pontífice, se refiere a un asunto de interés para la comunidad internacional, desde su óptica filosófica hace una reflexión de peso, digna de ser tomada en consideración.

3.- Hace unos días, la cabeza de la Iglesia Católica, se refirió a los medios de comunicación, precisando: “La desinformación está a la orden del día. Si hoy tomamos los medios de comunicación, falta limpieza, falta honestidad, falta integridad. Se dice una cosa, pero se esconden muchas otras”.

4.- No hay que hacer el mayor esfuerzo para comprobar la correcta y oportuna opinión del Papa Francisco, respecto a los medios de comunicación y sus maldades.

5.- América Latina y el Caribe, son las regiones del globo terráqueo, más agredidas por aquellos medios de comunicación encargados de difundir mentiras enteras o a medias,

II.- El Papa, medios de comunicación y desinformación

6.- Esa prensa que el Santo Padre, identifica como con “falta de honestidad y se presta a las calumnias’’, es la que se ha encargado de mantener confundidas y desorientadas a las masas populares, en particular las de América Latina y el Caribe.

7.- Decencia y moderación han faltado a periódicos al servicio de los intereses monopolistas norteamericanos y contrarios al movimiento democrático caribeño y latinoamericano.

8.- La ausencia de conducta y moral social, han sido notorias en órganos informativos que tienen como objetivo accionar contra la honradez en la información. A ellos les ha faltado lealtad ante la verdad de los hechos, los cuales han distorsionado para inducir al engaño.

9.- El Papá Francisco, al referirse a la calumnia en la prensa, ha mencionado lo que a diario estamos viendo, cuando se publican acusaciones falsas con la finalidad de lesionar a otros, y causarles los daños más diversos.

10.- En la medida que las sociedades humanas se deterioran ética y moralmente, el calumniador, el insidioso, tiene en órganos informativos a sus mejores aliados para imputar de manera cobarde e irrespetuosa.

11.- Sin reparo alguno, las expresiones, los calificativos más deshonrosos, se ponen a circular por vía de esa prensa que hace causa común con el ofensivo, oprobioso e infamante. El maldiciente, ese canalla, disfruta la insidia y la murmuración cuando las ve fijada en los medios de comunicación que se prestan al chismorreo.

12.- La prensa que el Papa Francisco, ubica como que se la pone fácil al levantador de falsos testimonios, es la que muy bien le sirve a quien hace de profesional de difamar, desacreditar, partiendo de falsedades, mentiras, falacias, rumores y otros ladridos.

III.- La valía de las palabras del Papa

13.- Tiene mucho peso, resulta de gran valía, que el Papa diga que la “desinformación está a la orden del día”, porque nuestros pueblos, cada segundo son objeto de comunicación condicionada, acomodada a los intereses de sus adversarios.

14.- Mantener despistados, totalmente desorientados a los oprimidos sistémicos, permite a sus opresores conservar sus irritantes privilegios, lo que logran fácilmente mediante la trampa informativa.

15.- Un pueblo confundido, permanece distraído, lo que le imposibilita saber real y efectivamente de qué lado están los defensores suyos, y de cuál los que les adversan. La falsa información no trae sano conocimiento de la realidad. No estar bien al corriente de lo que ocurre, convierte a los marginados de la sociedad a permanecer perdidos en su propio medio.

16.- Dar una información a medias es inducir a quien lee la noticia a quedar en el aire, confundido, con ideas mezcladas, con un concepto impreciso de la noticia servida. Lo que se lee por la mitad, no hay forma de entenderlo.

17.- Es una verdad de a puño, leer en algunos medios de comunicación, como dice el Santo Padre, “se dicen unas cosas, pero se esconden muchas otras”.

18.- En los últimos tiempos, es común leer en algunos medios de comunicación: “En Nicaragua declaran ilegal varias ONG”. Pero la información no explica la razón, el motivo legal de la eliminación de la organización que estaba actuando ilegalmente.

19.- A diario leemos en la prensa nacional, que en Cuba hay escasez de tal o cual producto alimenticio. Pero en ninguna parte se dice que Cuba está bloqueada hace más de 60 años, lo que le impide la adquisición de determinadas mercancías de importación, o los insumos para su elaboración en el país.

20.- Las mujeres y los hombres de bien, están en el deber de preocuparse para que los medios de comunicación estén bajo la dirección de personas con sentido de responsabilidad y honestidad, a los fines de que no sea burlado el derecho a la correcta información.
Ideas finales

21.- La desinformación y la contaminación informativa, tal como las analiza el Papa Francisco, son instrumentos de lucha de la minoría nacional y del imperio, contra los marginados de la sociedad y los pueblos en brega por la liberación nacional.

22.- Que se lea bien: a) falta de honestidad en los medios de comunicación; b) la desinformación a la orden del día; c) falta limpieza, falta honestidad, falta integridad; d) se dice una cosa, pero se esconden muchas otras. Cada una de estas palabras, salidas de la garganta del Papa, tiene el valor de una onza de oro. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *