Por Ramón Mercedes

NUEVA YORK.- El hispano Michael Palacios, de 31 años, y con aspecto de afroamericano, destruyó con un hacha el interior de un McDonald’s en la avenida Delancey en el Bajo Manhattan al ser rechazado por una elegante rubia que se encontraba en el establecimiento de comida rápida.

El despechado le preguntó por su nombre y número de teléfono, pero al ella negarse se “enfureció y volvió como loco”, y trató de volver donde estaba y unos parroquianos se lo impidieron, pero a la fuerza penetró al área donde estaba la joven y al sentirse acorralado por los clientes, golpeó a uno, repeliendo la agresión tres jóvenes que le entraron como la conga.

Pero el fornido hispano aceptó con calma que le propinaran un sin número de trompadas, para luego señalizar con sus manos ¿y qué? acompañado de un gesto facial burlesco, acto seguido sacó el hacha de su mochila y destruyó parte del negocio, y sus agresores se evacuaban del miedo.

Luego le habló a la joven, y esta atemorizada se arrincono en uno de los sillones, y temblando solo lo miraba con sus manos en el rostro del pretendiente frustrado que le decía “no tenga miedo mi amor”, indica el reporte policial.

El menospreciado lanzó amenazas y luego se marchó en su bicicleta, pero a los pocos minutos fue detenido por la policía a pocas cuadras del incidente.

Palacios, cuya nacionalidad no fue dada a conocer, es residente de El Bronx, estaba borracho, y acusado de conducta delictiva, tres cargos de amenazas, y dos de posesión criminal de un arma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.