Todos pegan el grito al cielo por el problemas de las interrupciones.

Santiago.-Los santiagueros amanecieron mojados y con muchos apagones. Los interrupciones de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Norte (Edenorte), están desesperando a los santiagueros que expresan múltiples quejas en todos los sectores económicos y residenciales.
Desde casi todo los barrios de las diversas zonas Sur, norte y oeste se reportan interrupciones del servicio energético que crean mayor irritación debido a las altas temperaturas que se registran.
De igual forma, los usuarios del servicio de Edenorte se quejan de altas facturaciones que a su juicio no se justifican con servicio ni con el consumo habitual que tenían antes. Ya que las facturas se duplican o se triplican en algunos casos.
Entre los sectores económicos más afectados se encuentra el comercio, que afirman tener problemas con los productos que requieren refrigeración para evitar que se dañen.
Los comerciantes afirman que esto le está produciendo serios problemas y pérdidas en sus negocios, que de colmo de madres, deben pagar facturas con altos incrementos por el precio del servicio de Edenorte.
En las principales avenidas se siente el impacto de los apagones con decenas de semáforos apagados, redundando en grandes taponamientos en casi todas horas.
Sin embargo, la situación se torna crítica en las llamadas horas pico cuando la gran mayoría de la población se movilizas a sus lugares de trabajo o estudios.
Los choferes del concho y taxistas, así como conductores privados mostraron su decepción con las autoridades de Edenorte por entender que deberían programar los apagones en horas que no afecten tanto el tráfico como resulta en las llamadas horas picos.
Esta mañana eran impresionantes los taponamientos en la avenida Estrella Sadhalá, Circunvalación, 27 de Febrero y Juan Pablo Duarte entre otras.
Choferes Andrés Hidalgo se quejan de que no pueden trabajar porque el tiempo se les va en un par de vueltas y no logran pagar los carros que rentan para el cocho y echar combustibles.
“La situación es desesperante para todos, para los pasajeros que pierden mucho tiempo y para nosotros que no logramos aprovechar las mejores horas de trabajo” dijo Hidalgo a El Nacional, mientras esperaba avanzar en un embotellamiento en la mañana de este miércoles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *